Por Araceli Aguilar Salgado 

“México es, desde hace mucho tiempo, el lugar más peligroso y mortífero para los periodistas fuera de una zona oficial de guerra” 

Luis Enrique Ramírez Ramos

El Congreso Hispanoamericano de Prensa y Congreso Mundial de Prensa, condenan enérgicamente el asesinato de los periodistas mexicanos en lo que va del 2022, ya son nueve comunicadores que han sido asesinados en México, por lo que México se ha convertido en uno de los más peligrosos en todo el mundo para ejercer el periodismo. 

Y hacemos un llamado a las autoridades competentes para que, en el marco de sus atribuciones, realicen las investigaciones efectiva y exhaustiva hasta dar con las personas responsables, haga justicia que no queden impune, ni al olvido estos crímenes y se realice una investigación de estos graves ataques. 

Considerando todas las líneas de investigación relevantes, incluyendo la hipótesis de un vínculo entre los asesinatos y la labor periodística realizada por las víctimas, de acuerdo con los estándares internacionales y el Protocolo Homologado de Investigación de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, adoptado por la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia en octubre de 2018, la investigación debe permitir esclarecer no sólo a los autores materiales, sino las razones de los mismos y, en su caso, las personas responsables intelectualmente de estos ataques. 

El Dr. Amín Cruz, CEO, Presidente y fundador del Congreso Hispanoamericano de prensa y del Congreso Mundial de Prensa, reitera y manifiesta que constituye un grave atentado contra el derecho a la vida en general estos crímenes son muy graves porque atentan contra el derecho de la sociedad a estar informados de manera independiente. 

También van en contra del diálogo, la paz y el buen gobierno 

El periodista Luis Enrique Ramírez Ramos de 59 años, nació en Culiacán, en 1963. Se inició en el periodismo en 1980 estudió comunicación social en una escuela privada de la capital del estado y se inició como reportero en la cadena periodística Noroeste, en 1980, actualmente era columnista de El Debate y fundador del portal de noticias Fuentes Fidedignas.  

Con más de 40 años de trayectoria en medios nacionales como Milenio, El Financiero o La Jornada, Ramírez fue uno de los reporteros culturales más reconocidos del país durante los años 90.  

Era escritor y había colaborado con Carlos Monsiváis y Elena Poniatowska.  

De sus entrevistas con los grandes nombres de la cultura en México entre ellas a José López Portillo, Gloria Trevi, Rufino Tamayo, Chavela Vargas, Angélica María, Elena Garro y el polémico Francis, que fueron incluidas en un publicó los libros La muela del juicio en 1994 y La ingobernable. Encuentros y Desencuentros con Elena Garro que se publicaría en el año 2000. 

Años después, Luis Enrique ingresó como reportero en la cadena de periódicos de El Debate, donde formó parte de la Unidad de Investigación de esa casa editora, actualmente se desempeñaba como columnista, cuya publicación, El Ancla, aparecía en los impresos a nivel estatal y en el portal del periódico. 

Recibió varios reconocimientos estatales y nacionales durante sus casi cuatro décadas de profesión, entre ellos el Premio Pablo de Villavicencio de la Universidad Autónoma de Sinaloa, el Premio de Periodismo del Festival Cultural de Sinaloa y el Premio Nacional de Periodismo Juvenil José Pagés Llergo del CREA. 

Era uno de los analistas políticos más influyente de Sinaloa. 

La noticia de su muerte se convirtió en tendencia nacional ante la ola de asesinatos a periodistas en el último año, con este hecho suman ya 9 periodistas asesinados.  

Ramírez Ramos fue encontrado muerto el 05 de mayo del 2022 en un camino de terracería a escasa distancia de la carretera México-Nogales.  

Se sabe que la noche del miércoles pasado fue privado de su libertad por hombres armados en la colonia Los Pinos, donde él tenía su domicilio salió de su vivienda alrededor de las 22.00 horas del miércoles y caminó hacia una pequeña tienda en la colonia Morelos, en el centro de Culiacán, según informó el portal Fuentes Fidedignas, del que Ramírez era fundador.  

En el lugar se encontraban unos hombres armados con los que el periodista se hizo de palabras y lo privaron de la libertad su cuerpo fue encontrado a las 10:40 de la mañana al borde de una carretera, en mitad de la maleza crecida junto a un taller, próxima a la colonia El Ranchito, al sur de Culiacán.  

El periodista tenía varios golpes en la cabeza causados con un objeto contundente, que le provocaron la muerte. Días antes, había sido privado de su libertad en una zona cercana a su domicilio en la colonia Los Pinos de Culiacán, este mismo medio asegura que se oyeron disparos y que en la calzada quedaron manchas de sangre y una sandalia del periodista. 

Ramírez Ramos había denunciado amenazas e incluso había estado integrado en un mecanismo de protección en 2015 por lo que periodista Ramírez tuvo que salir de Sinaloa por las amenazas recibidas. “Yo sí siento el peligro inminente de que yo soy el que sigue, porque hay un patrón, en cuatro asesinatos recientes, incluido el de Humberto (Millán), en el que yo encajo”, declaró entonces. 

Es el noveno periodista asesinado en México en lo que va del año. Los otros ocho son José Luis Gamboa, Margarito Martínez, Lourdes Maldonado, Roberto Toledo, Heber López, Jorge Luis Camero, Juan Carlos Muñiz y Armando Linares este año en México, que se ha convertido en el país más peligroso del mundo para la prensa. 

México ocupa la posición 143 en el ranking de libertad de prensa, de un total de 180 países, este es uno de los países más peligrosos del mundo, la vida de los periodistas de investigación es dura en este país corroído por la corrupción y bajo la influencia de cárteles y narcotraficantes, los asesinatos, los exilios y la autocensura se han convertido en la regla. 

Según cifras oficiales, 495 trabajadores de la prensa (136 mujeres y 359 hombres) están incorporados actualmente al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas bajo vigilancia federal, pues otras seis entidades del país (Ciudad de México, Veracruz, Colima, Guanajuato, Guerrero y Puebla) cuentan con organismos locales de protección. 

A nivel nacional, seis estados concentran el 61 por ciento de los asesinatos: Sonora, Guerrero, Veracruz, Michoacán, Estado de México y Oaxaca. Asimismo, los principales responsables de las agresiones y factores de riesgo son las autoridades en el ámbito municipal y los grupos delictivos 

Por esta situación, organismos y organizaciones internacionales han advertido sobre los riesgos que los periodistas enfrentan en México, así como llamado a las autoridades de todos los niveles a que garanticen condiciones de seguridad para que la prensa ejerza su trabajo. 

El alarmante clima contra la prensa en México ha llegado más allá de las fronteras del país: tanto Estados Unidos como el Parlamento Europeo han llamado al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador a tomar medidas. 

Por la grave ola de violencia que azota al gremio periodístico y que data de por lo menos tres décadas, se ha acrecentado en los últimos meses bajo la administración de AMLO.  

“La combinación de hostigamiento judicial con asesinatos de comunicadores nos da como resultado un clima enrarecido para ejercer el periodismo pocas veces visto en México. Es momento de cortar de tajo este círculo de violencia que pretende acallar las voces críticas y limitar la libertad de expresión a conveniencia de grupos de interés, violentos, a quienes conviene que la sociedad no ejerza su derecho a estar informada” 

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Presidenta del Congreso Hispanoamericano de Prensa, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México. E-mail periodistaaaguilar@gmail.com 

Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *